Si Satanás quisiera destruirme, ¿Cuáles serían sus estrategias?

Despierta, tú que duermes!

Tienes un enemigo mortal, cien veces más poderoso que cualquier líder humano.

Él está furioso, porque sabe que no tiene mucho tiempo (Ap 12.12).

Él está buscando robarte, matarte y destruirte… personalmente!

Para él, destruirte es mucho mejor que apenas matarte. ¡Él gana mucho más!

El general que no se detiene para pensar en las estrategias de su enemigo normalmente perderá.  ¿Y tú?

A continuación, viene mi reflexión sobre esta pregunta. Identifiqué algunas posibles estrategias y, para el primer caso, comencé una lista de contra estrategias que debemos continuar después para cada una de las estrategias. Un próximo paso será hacer este ejercicio junto con las personas de mis equipos/microgrupos.

  1. Eliminar a cualquier líder clave, comenzando por mí y siguiendo por… (puedes colocar los nombres de esas personas). Puede ser una enfermedad física, una crisis moral o conflictos no resueltos que alejan a una o más personas.

Algunas posibles contra estrategias son:

  • Todos debemos cuidar de nuestra salud física y emocional, con ritmos saludables de descanso y trabajo.
  • Todos debemos ser ezer para nuestros cónyuges y tener un matrimonio saludable y alegre.
  • Todos debemos repasar los once principios para la resolución de conflictos. Conversar sobre eso, identificando posibles debilidades nuestras. Comprometernos de nuevo para cubrirnos las espaldas unos a otros y ser ezer unos a otros.
  1. Complejidad en lugar de simplicidad. Yo tengo, y mi equipo tiene, una alta tendencia de no ser simple. Las personas se pierden por eso. Nuestros conceptos, proyectos y programas deben ser simples y transferibles.
  2. Sucesores. Tanto yo como los líderes que andan conmigo, fallamos en formar sucesores. En muchos casos, esto incluye dejar de ser pastor de una iglesia local.
  3. Finanzas. No desarrollar bases financieras en todos los países para seguir creciendo después de que yo ya no pueda ayudar financieramente.
  4. No revertir los tres tsunamis: La pérdida de nuestra juventud, en muchos casos la pérdida de nuestra voz evangélica debido a la politización y la pérdida de nuestros pastores por depresión, agotamiento y desgaste.
  5. Fracaso en levantar iglesias faro. Necesitamos una ola fuerte (un contra tsunami) de iglesias faro que levanten olas de iglesias saludables que hagan discípulos.
  6. Fracaso en movilizar a las principales denominaciones para levantar pastores e iglesias saludables que hagan discípulos.
  7. Fracaso en movilizar a las iglesias independientes para levantar pastores e iglesias saludables que hagan discípulos. Por lo menos diez años atrás, ellos eran el 70% de las iglesias a nivel mundial. Ese número continúa creciendo anualmente.
  8. Conflictos externos. Los líderes evangélicos claves pueden tornarse resistentes a nosotros. Esto incluye líderes de la WEA, de AEL, de la Alianza Evangélica en nuestros países, líderes denominacionales y líderes de ministerios.

¿Qué piensas sobre marcar un tiempo devocional profundo o un retiro con Dios para hacer este mismo ejercicio?

David Kornfield.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.